Los hoteles son grandes consumidores de energía, la mayor parte de la cual se utiliza en aplicaciones térmicas como la climatización, la producción de agua caliente sanitaria (ACS), el tratamiento de salas húmedas y calentamiento de piscinas o la alimentación de procesos auxiliares, como por ejemplo la demanda en cocinas.

En el reparto de consumos energéticos típico de un establecimiento hotelero, y asumiendo que en función de factores como la ubicación o el periodo de apertura del mismo se pueden dar diferencias relevantes, la climatización y la producción de ACS representan, conjuntamente, más del 50% de la energía consumida por el hotel.

Sugerimos la lectura del siguiente informe del Instituto Tecnológico Hotelero ITH y del grupo CIAT:

“OPTIMIZACION DE LA CLIMATIZACION PARA LA PRODUCCION DE A.C.S.”

Tags: , , , , , ,